MOVIMIENTO MISIONERO MUNDIAL EN EL SALVADOR


   
  MMM Santa Ana
  Lucha Interior
 
Romanos 7:18-20 Y yo sé que en mí, esto es, en mi carne, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago. Y si hago lo que no quiero, ya no lo hago yo, sino el pecado que mora en mí. 
 
¿Ves a la chica del espejo? Ella está mirándose y en el reflejo ve varias manos que la están tomando. Ella ve algo que aparentemente no está ahí, pero si se puede apreciar en el sentido espiritual.
 
Todos sin distinciones tenemos luchas y tentaciones personales. Es parte de la vida el que tengamos dificultades y problemas, y aunque tengamos a Jesús en el corazón, eso no nos hace inmunes a las provocaciones que el mundo nos hace.
Y es que a pesar de ser cristianos, no podemos negar que somos humanos ante todo, y como tal, somos seres imperfectos, llenos de errores y horrores; en nuestros corazones (como lo dice san Pablo en los versículos iniciales), tenemos en nosotros 2 personalidades: la carne y el espíritu.
 
La carne son todos aquellos males y vicios, adicciones y pecados, sentmientos negativos y pasiones desordenadas que están en nosotros. En cambio el espiritu es lo que se ha ido formando a través de Dios, de la comunión con El.
 
Es normal que todos seamos víctimas de las tentaciones, en especial los jóvenes. Somos tentados en muchas áreas y si no nos cuidamos estamos propensos a caer en errores que se pagan caro. Hoy es mi deseo animar a todos aquellos que se están sintiendo tentados a pecar, que creen que no podrán hacerle frente a esa adicción, que piensan que es imposible romper con esas cadenas que los atan y demostrar que en DIOS si hay libertad.
 
 Primero: ¿Te estás sintiendo tentado? Es normal que sientas tentaciones, lo anormal sería que cedieras a ellas. Jesús mismo fue tentado en TODO (y todo es todo), pero El no pecó. Se mantuvo firme con la ayuda de Su Padre y en el poder del Espíritu Santo, dándonos un ejemplo convincente que se puede vencer el pecado, no importa cual sea este.
Pero talvés puedas decir: "Pero si lo he intentado por mucho tiempo  no he logrado nada". Te diré un secreto: NO HAY FÓRMULAS MÁGICAS para vencer las tentaciones. Jesús es nuestro modelo y debemos de aprender de El. Es una prueba de que SI PODEMOS vencer cualquier tentación que venga a nuestra vida.
 
"¿Por qué no puedo dejar de hacer esto?" Herman@, esa es tu lucha. Dios sabe quién eres, El conoce tu corazón y tus intenciones de vencer ese pecado, y sabe que solo no podrás, a menos que te refugies en El. Sin embargo, no será un cambio de la noche a la mañana, sino que será un proceso que durará lo que Dios diga.
 
Así que a partir de ahora hazle frente a las tentaciones. La Palabra nos muestra que Jesús declaró la Palabra contra el diablo cuando este lo tentó en el desierto (Mateo 4), así podemos vencer lo que sea en Dios.
Finalmente, un versículo para memorizar:
 
Filipenses 4:13 Todo lo puedo en Cristo
 que me fortalece.





Añadir comentario acerca de esta página:
Tu nombre:
Tu dirección de correo electrónico:
Tu página web:
Tu mensaje:

 
  Derechos Exclusivos de www.mmmsantaana.es.tl  
 
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=
Iglesia de Santa Ana, El Salvador